Filias, Parafilias y otras Conductas Sexuales

Cada persona tenemos una forma de expresar nuestro deseo sexual. Al igual que distintos gustos o preferencias. Y está bien.

Siempre y cuando nuestra manera de actuar, en cuanto al placer se refiere, no haga daño a nadie, que cada persona experimente lo que su cuerpo y mente le pida.

Partiendo de la base que hay tantos tipos de sexualidades como personas en el mundo, hay unas conductas más habituales y aceptadas como “normales” en la sociedad y otras menos.

Pero, ¿qué es lo normal? Este es un debate muy amplio e interesante, que no cesaría nunca…

Hoy vamos a hablar de esas prácticas menos habituales.

 

Diferencias entre filia y parafilia

En general, podríamos decir que las filias son los sentimientos de afición o amor por algo. Lo contrario a la fobia. Por ejemplo, una persona bibliófila es aquella que siente un interés extremo por los libros o un cinéfilo, por el cine. En el campo sexual, podríamos definirlo como una atracción intensa por un elemento concreto o situación.

En cambio, las parafilias o desviaciones sexuales, se dan cuando esa atracción por algo se intensifica de modo extremo y se covierten en patrones o conductas sexuales, (ya sean fantasías o llevadas a la práctica), en los que el deseo, placer u orgasmos vienen dados por elementos concretos y poco “normales”, al margen de las relaciones sexuales convencionales.

Es muy divertido y enriquecedor, sexualmente hablando, probar cosas nuevas. Utilizar juguetes sexuales, por ejemplo, cada vez es más frecuente, tengamos pareja o no. Todas las personas tenemos derechos a salirnos de lo establecido y a gozar con lo que nos pida el cuerpo. Ser flexibles, aceptarnos como somos y buscar nuevas formas de placer es una buena manera de enriquecernos. Y de satisfacer nuestros deseos. No hay nada de malo en eso. ¡Todo lo contrario!

El problema ocurre cuando se pone en peligro a otra persona o se realiza sin su consentimiento. Y es que el sexo entre dos o más personas siempre debe ser una práctica saludable y placentera para todas las partes que lo practican. Y para conseguirlo, como siempre, una buena comunicación entre las partes, es fundamental.

 

¿Cuáles son las parafilias más comunes?

parafilias más comunes

Dentro de que el mundo de las parafilias es tan amplio que podríamos decir que es casi infinito, hay algunas de ellas más frecuentes. Y te contamos cuáles son y en qué consisten.

Fetichismo. Excitación sexual por partes concretas del cuerpo o por objetos, suelen ser ropa o calzado usado por otras personas. Por ejemplo bragas usadas, tangas usados, calcetines usados, sujetadores usados o zapatos de tacón usados, son  los objetos más solicitados por los amantes del fetichismo.

Por cierto, si eres fetichista, echa un vistazo a nuestra tienda online porque tenemos un montón de delicias esperándote para hacerte disfrutar.

Voyeurismo. Excitación sexual con el riesgo de observar personas desnudas, que se están quitando la ropa, o que están practicando sexo. Lo suelen hacer escondidos y habitualmente se masturban mientras observan.

Escopofilia.  Excitación sexual al observar abiertamente y sin esconderse a otras personas mantenido relaciones sexuales. En algunos casos, disfrutan al máximo viendo a su pareja en la cama con una tercera persona.

Froteurismo. Excitación sexual al frotar los genitales con el cuerpo de otra persona desconocida, normalmente sin su consentimiento. Se suele dar en espacios donde se concentra mucha gente o transporte público.

Exhibicionismo. Excitación sexual al mostrar los propios genitales y el cuerpo desnudo a una o varias personas desconocidas.

Fetichismo Transvestista. Excitación sexual al vestirse con ropa del sexo contrario al propio.

Sadismo. Excitación sexual cuando se provoca daño físico a otra persona. En el BDSM es una práctica consentida por ambas partes

Masoquismo. Excitación sexual cuando otra persona provoca daño físico a uno mismo. En el BDSM es una práctica muy frecuente.

Otras desviaciones sexuales menos frecuentes son:

Capnolagnia. Excitación sexual por personas fumadoras.

Dacrifilia. Excitación con el llanto y lágrimas de otra persona.

Formicofilia. Excitación al sentir en los genitales insectos pequeños como hormigas o caracoles.

Como ves el mundo del sexo es tan amplio, y curioso al mismo tiempo, como la  imaginación permita. Llevando a cabo nuestras preferencias sexuales de forma consciente, coherente y consensuada con las personas con las que lo practiquemos, si las hay, podremos gozar de nuestra sexualidad al máximo.

Y si tú disfrutas de tu intimidad al comprar ropa interior usada, en SinBragasyaloLoco tienes las mejores delicias y últimas novedades para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.